51º REINA TITULAR DE NAVARRA

MARÍA II

(1983-1994)

 

         
1

- eus: Miren Borboi Parmakoa, Nafarroako erregin titularra
 
- fr: Marie de Bourbon-Parme, reine titulaire de Navarre

- deu: Maria von Bourbon Parma, titularkönigin von Navarra

- it: Maria di Borbone-Parma, regina nominale di Navarra

- eng: Mary of Bourbon Parma, titular queen of Navarre


Imagen retrospectiva de S.E. doña María Francisca de Borbón Parma en 1937.
46.23

Índice de Armerías Reales

galeria


Timbre y campo del escudo de armas de María Francisca de Borbón-Parma / blason de Marie de Bourbon Parme / Borboi Parmako Mirenen armarria / Stemma di Maria di Borbone-Parma / Coat of Arms of Mary of Bourbon Parma / Wappen Maria von Bourbon-Parma

Timbre y campo del escudo heráldico de S.M. doña María II

NOMBRE COMPLETO

María Francesca Josefa Raniera Enriqueta Pía Luisa.

Titulación extranjera: princesa de Parma

INFORMACIÓN PERSONAL

Nacimiento: 5 de septiembre de 1906, castillo de Weilburg en Baden (Imperio austrohúngaro)
Padre: S.M. don Elías de Borbón Parma
Madre: S.A.I. y R. la princesa consorte doña María Ana de Habsburgo-Lorena
Fallecimiento: 20 de febrero de 1994, Friburgo
[] (Confederación Suiza)

53.54

Edad: 87 años
Sepultura:
Capilla Real de Glashütte, Schaueregg (República de Austria) []

INTITULACIONES Y MENCIONES:

(1914) 
His Royal Highness Princess
Mary of Bourbon-Parma []46.58

(1921) 
Princesse
Marie Françoise Joseph Raineria Henriette Pia Louise []46.60

(15/02/1931)
Ihre königliche Hoheit Prinzessin Maria von Bourbon von Parma
46.18

(26/03/1933)
Ihre königliche Hoheit Prinzessin Maria von Bourbon von Parma, die zweite Tochter Seiner kgl. Hoheit des Prinzen Elias von Bourbon von Parma und Ihrer k. u. k. Hoheit der Prinzessin Maria Anna Erzherzogin von Oesterreich.
46.19

(31/03/1933)
S.A.R. la Princesse Marie de Bourbon-Parme

(05/04/1933)
Princesa María de Borbón Parma, hija del príncipe Elías y de la archiduquesa María Ana de Austria.

(1967) 
H.R.H. Princess Maria
[]49.48

(1971) 
Princesa Doña María Francisca Josefa Raniera Enriqueta de Borbón - Parma y Habsburgo - Lorena.
49.47

 

FILIACIÓN DINÁSTICA SOBRE LA CORONA DE NAVARRA:
 

  • Casa Real: NavarraCuartelado dinástico Navarra-Borbón Parma.

  • Dinastía: Xº - Borbón Parma

  • Tesitura del reino: Abolido

  • 1983-1994
  • Estatus del titular: Reina titular sin soberanía efectiva

  • Fuente del derecho: Derecho Foral Navarro

  • Ordenamiento Foral del Reino de Navarra:
     
    • Fuero General de 1238
    • Pactado y establecido por los representantes deliberativos de los estamentos del reino de Navarra y por el rey S.M. Teobaldo I []52.97
       
    • Amejoramiento de 1330
    • Pactado y aprobado por los representantes deliberativos de los estamentos del Reino de Navarra y por el rey consorte S.M. don Felipe III []53.32
       
    • Amejoramiento de 1418
    • Pactado y aprobado por los representantes deliberativos de los estamentos del Reino de Navarra y por el rey S.M. don Carlos III []52.98
       
    • Fuero Moderno de 1611
    • Pactado y aprobado por los representantes deliberativos de los estamentos del Reino de Navarra y por el rey legítimo con arreglo a Fuero S.M. don Luis II
      []38.1

  • Designación: 13 de junio de 1983
  • Mandato: 10 años, 8 meses y 7 días

  • Descendencia dinasta: Sin descendencia

  • Predecesora: S.M. doña Isabel I

  • Transmitente del legado: S.M. don Elías I de Parma

  • Filiación dinasta:

10º Dinastía de la Casa Real Navarra - Arbol Genealógico de los Borbón Parma

  - Nieta de Roberto I de Parma (†1907)
- Sobrina de Enrique V de Parma (†1939)
- Sobrina de José I de Parma (†1950)
- Hija de Elías de Parma (†1959)
- Hermana de Roberto II de Parma (†1974)
- Hermana de Isabel I de Parma (†1983)
 

52.1x7

 

Doña María de Borbón-Parma y Habsburgo-Lorena fue la titular de la principal línea dinástica depositaria de los derechos a la Corona del Reino de Navarra. Su titularidad se soporta en base a la legitimidad del Derecho foral y normas de sucesión dinásticas tradicionales de la Corona navarra (sucesión hereditaria, parentesco de consanguinidad, principio de primogenitura, preferencia agnaticia, principio de representación, principio de indisponibilidad de la Corona, filiación legítima y cristiana) []52.42 aplicadas desde el año 1134 en el Reino de Navarra.

Tras el fallecimiento el 13 de junio de 1983 de su hermana la reina titular doña Isabel I (q.e.p.d.) S.M. doña María de Borbón Parma vino en adoptar desde entonces y para lo sucesivo el protocolario tratamiento, nominación y numeración ordinal de "S.M. doña María II".

Fotografía de la por entonces todavía infanta doña María en su tierna niñez.

S.M. don don Elías I fue el XLVIII depositario de los derechos dinásticos del Reino de Navarra y por mandato imprescriptible de sangre descendiente directo de sus reyes Enneco "Aritza" [i], García Ennecones [ii], Fortún Garcés [iii], García Sánchez [v], Sancho "Abarca" [vi], García "el Tembloroso" [vii], Sancho "el Mayor" [viii], García "el de Nájera" [ix], García "el Restaurador" [xiv], Sancho "el Sabio" [xv], Teobaldo "el Trovador" [xvii], Enrique "el Gordo" [xix], Juana "de Champaña" [xx], Luis "el Hutín" [xxi], Juana "de Navarra" [xxv], Carlos "el Justiciero" [xxvi], Carlos "el Noble" [xxvii], Blanca "de Navarra" [xxviii] y Juan "el Usurpador" [xxix], Leonor "de Navarra" [xxx], Catalina "de Foix" [xxxii], Enrique "el Sangüesino" [xxxiii], Juana "de Albret" [xxxiv], Enrique "el Bearnés" [xxxv], Luis "el Justo" [xxxvi], Luis "el Grande" [xxxvii], Luis "el Bienamado" [xxxviii], Carlos "de Artois" [xliii], Roberto "de Parma" [xlv] y Elías "de Parma" [xlviii].

MATRIMONIO Y DESCENDENCIA:

S.M. doña María de Borbón Parma se mantuvo célibe y no tuvo descendencia. 46.24, 52.4

 

52.x28
La reina María II de Borbón Parma (1906-†1994) princesa de Parma y reina de Navarra. Borboi-Parmako Maria II erregina (1906-†1994) Parmako printzesa eta Nafarroako erregina. Reine Marie II de Bourbon-Parme (1906-†1994), princesse de Parme et reine de Navarre. Königin Maria II von Bourbon-Parma (1906-†1994), prinzessin von Bourbon-Parma und Königin von Navarra.

Semblante de doña María de Borbón Parma en una fotografía del año 1914.

ÑÐ

MANDATO

Contenido íntegro reservado para miembros

Contraseña:

 

Vista previa:

 

"(...)  Tras el fallecimiento de la hasta entonces reina titular de Navarra el 13 de junio de 1983, S.M. Dña. Isabel I, los derechos dinásticos del reino fueron a recaer como nueva titular en su hermana doña María Francisca. Sin embargo, la nueva reina titular doña María II no podía conceder a su hermana e inmediata sucesora doña Alicia el rango de "princesa de Viana" ya que tal concesión requería obligatoriamente la existencia de un vínculo de sangre entre la vigente titular depositaria de los derechos dinásticos del reino y S.M. doña María II, con un parentesco de un máximo de dos grados siempre en línea recta, y sin superar nunca los dos grados de parentesco en línea colateral respecto al legítimo heredero al trono. S.M. Dña. María II no tuvo ni hijos ni nietos por lo que no procreó descendientes de primer o segundo grado entre los que poder designar un príncipe o una princesa de Viana. Del mismo modo, eran dos los grados de parentesco en línea colateral entre las hermanas María II y su sucesora Alicia pero el requisito histórico únicamente permitía que lo fuesen en línea recta o directa.

Con todo, la alteración sufrida en el orden de sucesión a la Corona tras el fallecimiento en 193 de S.M. doña Isabel I tuvo dispar repercusión en los dos títulos principescos tradicionales de la Casa Real Navarra, las dignidades de "príncipe de Viana" y "príncipe de Navarra", así como en el título nobiliario "príncipe de Bidache";

 

§• Príncipes de Bidache:

Ajeno a las vicisitudes dinásticas del derecho premial permaneció la titularidad del "príncipado de Bidache", que desde 1962 seguía recayendo en el 13º duque de Gramont S.A. don Antonio XIII de Gramont (1907-†1995).

El origen del título bidaxundarra se remonta a 1570 cuando el cabecilla del bando agramontés en Ultrapuertos, el conde de Gramont Antonio I (†1576), creó el principado hereditario de Bidache, autoproclamándose primer soberano del principado. No será hasta el año 1609 cuando el rey Enrique reconocerá la soberanía del principado de Bidaxune y la titularidad del mismo para el conde Antonio II de Gramont (nieto de Antonio I de Gramont).

Por su naturaleza el título de "principe de Bidache" es un "título del Reino" de Navarra y no un "título de la Casa Real" de Navarra. La diferencia estriba en que los "Títulos de la Casa Real", verbigracia príncipe de Viana y príncipe de Navarra, son aquellos que imperativamente se conceden a miembros de la familia real, mientras que los "Títulos del Reino o Títulos Nobiliarios" como el de "príncipe de Bidache" son títulos del reino con los que han sido beneficiados ciudadanos y particulares por graciosa concesión regia.

   
 

§• Príncipes de Navarra:

A partir del siglo XVI, después de que la buena villa navarra de Viana quedara encuadrada en el territorio peninsular del reino ocupado por el invasor castellano, la Casa Real de Navarra puso en valor un rango y dignidad alternativo al vianés: el de "príncipe de Navarra".

Empleado desde entonces por las dinastías de Albret y Borbón, la dignidad de "príncipe de Navarra" consiste en una prerrogativa innata del inmediato heredero de la Corona navarra obtenida por derecho de sangre y no por designación.

Mientras sus hermanos mayores no tenían descendencia que perdurara el real linaje S.A.R. el príncipe [] don Carlos de Albret  []49.7 o S.A.R. la princesa [Mémoires de la Société des antiquaires de Normandie. Année 1836. - Tome X.- Sur le Caveau des ducs d'Alençon ; par M. LIBERT, député, membre titulaire de la société.]53.56 doña Catalina de Borbón  [Mémoires de la Société des antiquaires de Normandie. Année 1836. - Tome X.- Sur le Caveau des ducs d'Alençon ; par M. LIBERT, député, membre titulaire de la société.]53.39 hicieron uso del citado rango mientras fueron los inmediatos herederos al trono.  El rango fue igualmente empleado para designar a  la futura reina doña Juana III []44.11 o igualmente fue empleado por su hijo y sucesor S.M. don Enrique III de Borbón []52.247 antes de que recayera en ellos la condición de monarcas.

Al tratarse de un rango dinástico de ostentación legitimistas el término de "príncipes de Navarra" no era empleado por los ocupantes españoles de la Navarra peninsular, quienes sustituían en su correspondencia diplomática la citada dignidad y las titulaciones de la legítima familia real navarra por distintos eufemismos a fin de no reconocer la existencia de legítimos herederos del Reino de Navarra diferentes a los dispuestos por la Monarquía Hispánica. A tal efecto y para referirse a los legítimos herederos de la Corona de Navarra los usurpadores españoles preferían utilizar términos como los de "príncipes de Albret"[]35.5, 52.252 o "príncipes del Bearne"[]52.143.

El rango de "príncipe de Navarra" siguió siendo profusamente utilizado en el tiempo hasta el nacimiento del hijo primogénito de S.M. don Enrique de Borbón, S.A.R. don Luis de Borbón. En el citado príncipe recayó además el título de "delfín de Francia" []52.29  lo que en la práctica supuso una preferencia por aludir al sucesor del rey de Navarra mediante el título francés en detrimento del navarro, sin menoscabar la vigencia de la principesca dignidad navarra.

Proyectando lo tratado a fecha del fallecimiento de S.M. la reina doña Isabel de Parma sin descendencia el 13 de junio de 1983, la dignidad de "princesa de Navarra" fue a recaer por derecho de sangre y primogenitura a la siguiente hermana de la difunta, S.A.R. doña Alicia de Borbón Parma, como inmediata sucesora al trono de S.M. doña María II.

   
 

§• Príncipes de Viana:

La otra emblemática dignidad del viejo reino, el título de "príncipe o princesa de Viana", permaneció tras la muerte de S.M. doña Isabel revertida en la Casa Real Navarra tal y como lo estaba desde el reinado de S.M. don Enrique II "de Albret" a la espera de ser otorgado por quien tuviera facultad dinástica para hacerlo. En base al Derecho premial el título es de concesión real no hereditaria, inherente a la Casa Real de Navarra, lo que significa que la distinguida dignidad únicamente puede ser concedida por el titular de la Corona navarra, para recaer en algún descendiente del citado titular de la Corona. Se trata por lo tanto de un título no hereditario que el titular de la Corona tendrá a bien conceder para  honrar al príncipe o princesa heredera, o a sus inmediatos sucesores.

El título fue concebido en el siglo XV por S.M. el rey don Carlos "el Noble" como un signo de prestigio y dignidad añadido para un heredero a la Corona y la majestad regia de Navarra, creando dentro del reino un principado a la manera de las grandes cortes europeas de su tiempo. El monarca constituyó un principado entorno a las poblaciones fronterizas de la Sonsierra de Navarra con cabeza en la villa de Viana, la misma que varios siglos antes ya fuera necesario fortalecer por S.M. don Sancho VII "el Fuerte" para asegurar la frontera frente a las agresiones castellanas. El rey dotó el novedoso título y las rentas que del principado se obtuviesen no para su inmediata heredera, su hija doña Blanca, sino para el siguiente en la línea de sucesión, su único nieto varón llamado igualmente don Carlos en honor al abuelo2. La designación formal del joven infante Carlos como "príncipe de Viana" tuvo lugar en Tudela el  20 de enero de 1423 .

 

 
Trascripción del documento fundacional del "Principado de Viana": 52.74

  « Karlos, por la gracia de Dios, rey de Navarra, duque de Nemours: a todos los presentes, y advenir, que las presentes letras verán, salud.

Como el linage humano sea inclinado, y apetezca, que los hombres deban desear pensar en el ensalzamiento del estado y honor de los hijos, y descendientes de ellos, y poner y exaltar aquellos en acrecentamiento y supereminencia de dignidad y honra, y por gracia, y bendición de nuestro Señor Dios, nuestros muy caros y muy amados hijos el infante D. Juan de Aragon y la reina D.ª Blanca
[otrora reina consorte de Sicilia], nuestra primogénita y heredera, hayan habido entre ellos al infante D. Karlos, lur hijo nuestro muy caro y muy amado nieto, hacemos saber, que Nos por el paternal amor, aficion y bienquerencia, que habemos, y haber debemos al dicho infante D. Karlos nuestro nieto, queriendo poner, constituir, y ensalzar en honor y dignidad, segun somos, tenidos y lo debemos hacer, movidos por las causas, y razones sobredichas, y otras que luengas serán de exprimir, y declarar, de nuestra cierta sciencia, y movimiento proprio, gracia especial, y autoridad real, al dicho infante D. Karlos habemos dado y damos, por las presentess, en dono y gracia especial, las villas y castillos y lugares que se siguen. Primo, nuestra villa y castillo de Viana con sus aldeas. Item nuestra villa y castillo de Laguardia con sus aldeas. Item nuestra villa y castillo de Sanct Vicente con sus aldeas. Item nuestra villa y castillo de Bernedo con sus aldeas. Item nuestra villa de Aguilar con sus aldeas. Item nuestra villa de Uxenevilla con sus aldeas. Item nuestra villa de Lapobloción con sus aldeas. Item nuestra villa de Sanct Pedro, y de Cabredo, con sus aldeas y todas nuestras villas, y lugares, que habemos en la Val de Campezo; y assí bien nuestros castillos de Marañon, Toro, Ferrera y Buradón; Y habemos erigido y erigimos, por las presentes, nombre y título de Principado sobre las dichas villas y lugares, y le habemos dado, y damos título y honor de Príncipe; y queremos, y ordenamos, por estas presentes, que de aquí adelante se intitule y nombre Príncipe de Viana,

y todas las dichas villas, castillos, y lugares, hayan de ser y
sean del dicho Principado [de Viana], y de su pertenencia. Item ultra, al dicho infante nuestro nieto, ultra las villas de Corella y Cintruénigo, que le dimos antes de ahora, habemos dado, y damos por las presentes, en herencia perpetuo, nuestra villa de Peralta y Cadreira con sus castillos; y queremos que de aquí adelante él se haya de nombrar señor de las dichas villas de Corella y Peralta. Y todas nuestras dichas villas, castillos, y lugares, habemos dado y damos, por las presentes, al dicho infante D. Karlos nuestro nieto, con todos sus vasallos, que en ello son, y serán, para que los tenga, possida, y espleite y defienda, como cosas suyas propias. Toda vez por cuanto, segun fuero, y costumbre del dicho reyno de Navarra, aquel es indivisible, y non se puede partir, por esto, el dicho infante, non podrá dar en caso alguno, vender, y alienar, empeynar, y dividir, ni distrayer, en ninguna manera, las dichas villas y castillos, y lugares en todo, ni en partida, en tiempo alguno en alguna manera; antes aquellas quedaren íntegramente, é perpetualmente [vinculados] á la corona de Navarra. Y así mandamos á nuestro tesorero, y procuradores, fiscal y patrimonial, y qualesquiere nuestros oficiales, que las presentes verán, que al dicho infante D. Karlos, ó a su procurador por él, pongan en possession de las dichas villas, castillos, y lugares, y le dexen, sufran, y consientan possidir, y tener aquellos, como cosas suyas propias; car assi lo queremos, y nos place. En testimonio de esto Nos habemos fecho sellar las presentes en pendientes de nuestro gran sello de chancillería con lazo de seda en cera verde. Dada en Tudela en veinte de jenero l'aynno del nacimiento de nuestro Señor mil quatrocientos y veinte y tres. Por el Rey: Martín de San Martín, secretario. »
 

Las tradicionales pautas de designación del rango prosiguieron en el tiempo hasta el reinado de S.M. la reina propietaria Catalina I "de Foix". Su primer hijo varón, S.A.R. don Andrés Febo, fue proclamado IVº Príncipe de Viana y jurado heredero por los navarros []52.262, 51.36. Desgraciadamente la vida del joven príncipe se truncó antes de tiempo al fallecer en Sangüesa en abril de 1503, quedando los reyes sin heredero varón. Estando la reina nueva y providencialmente encinta, al cuerpo del malogrado príncipe se le dio sepultura en la cercano monasterio de Leyre. El mismo mes de noviembre, un par de semanas después, la reina dio a luz en Sangüesa un nuevo heredero varón a la Corona entre las 8 y las 9 de la mañana del martes 25 de abril52.249 al que dieron por nombre Enrique. Al igual que su difunto hermano, el nuevo heredero fue también nombrado príncipe de Viana []52.249 y beneficiario del consiguiente envío de rentas provenientes del principado.

Tras la ocupación militar del Reino de Navarra iniciada por los ejércitos castellanos en julio de 1512 el por entonces vigente príncipe de Viana, S.A.R don Enrique de Albret, que había sido designado con ese rango por sus progenitores y ratificado como heredero por las Cortes del reino años antes de iniciarse la invasión, tuvo que exiliarse al norte de la frontera septentrional de Navarra. Aunque tras la ocupación militar extranjera dejó de percibir el envío de rentas provenientes del principado de Viana, S.A.R. don Enrique que por aquel entonces contaba con apenas 9 años de edad preservó sobre sus hombros el principesco título, y así continuó incluso después de que S.S. el papa Julio II expidiese presuntamente []45.20, 46.53 el 18 de febrero de 1513 y mientras agonizaba en su lecho de muerte la bula  llamada "Exigit Contumacium"32.10, 45.25, 52.259.

La citada bula papal, de cuestionable validez canónica, respondía al encargo de S.M. don Fernando "el Falsario" para justificar, pergamino y presunta tinta del agonizante pontífice mediante, la invasión militar previamente consumada del Reino de Navarra. La sentencia de descomunión resolvía asimismo desposeer explícitamente de los títulos y dignidades reales a los reyes Catalina de Foix y Juan de Albret, pero sin embargo, el contenido de la bula descuidó toda expresa mención al príncipe y al principado de Viana []45.25. Por añadidura, como el rango de "príncipe de Viana" ostentado por Enrique de Albret estaba revalidado por las Cortes con antelación a las privaciones de honores contenidas en la bula, las citadas privaciones de honores no alcanzaban a las distinciones del púber Enrique quien con arreglo al derecho canónico proseguía siendo el único príncipe de Viana vigente. Así, durante el periodo de ocupación del territorio navarro por los españoles, la legítima familia real navarra exiliada al norte mantuvo vigente en la persona de S.A.R. don Enrique el principesco rango vianés, mientras que tanto Fernando "el Falsario" como sus descendientes ignoraron el título.

De igual manera, las Cortes navarras que estaban bajo el control punitivo de don Fernando "el Falsario" también se desentendieron del título de "príncipe de Navarra" y nunca designaron a la princesa de Asturias doña Juana como princesa de Viana aunque ostentase la condición de inmediata heredera del usurpador del trono pamplonés don Fernando, y en el futuro llegase a reinar en Castilla como Juana I, más conocida con el sobrenombre de "la Loca". Análogamente, ninguno de los sucesivos reyes de la dinastía de los Habsburgo gobernantes en la Navarra meridional ni los consecutivos "príncipes de Asturias", verbigracia Carlos de Austria, Felipe de Austria, Fernando de Austria, o Diego de Austria entre otros,  añadieron nunca en vida el título de "príncipe de Viana" a sus titulaciones, ni percibieron rentas provenientes del citado principado para su exclusivo beneficio personal.

Paralelamente en el seno de la legítima familia real navarra exiliada al norte, tras el fallecimiento en de S.M. doña Catalina "de Foix" en 1517 y en virtud del Fuero de Navarra el todavía vigente príncipe de Viana don Enrique de Albret fue proclamado nuevo rey de Navarra, quedando el título de "príncipe de Viana" revertido en la Corona a la espera de que el joven monarca sangüesino contrajera matrimonio, procreara descendencia, asignara a los mismos la distinción a título de señalamiento o fuera posible restituir el principado de Viana.

Entre tanto el inmediato heredero de don Enrique II "de Albret", célibe y sin descendencia, era su hermano pequeño el príncipe Carlos de Albret49.7. El todavía imberbe heredero [] don Carlos de Albret no alcanzó el rango de "príncipe de Viana" por no ser descendiente directo del rey vigente, su hermano Enrique II, y la titulación que empleó hasta el final de sus días fue la de "príncipe de Navarra" []. Tras contraer finalmente don Enrique II matrimonio en 1527 con la condesa consorte viuda de Alençon doña Margarita de Angulema, el rey tuvo primeramente como descendencia en 1528 a una hija a la que pusieron por nombre Juana, y a la que tampoco se le llegó a designar el rango de "princesa de Viana" reservando tal vez la real gracia al nacimiento de un heredero varón que se demoró dos años más en llegar al mundo, contando ya Margarita 38 años de edad, y al que pusieron por nombre Juan en honor a su abuelo paterno el rey de Navarra Juan III "de Albret". Lamentablemente el príncipe neonato fallecerá el día de Navidad de 153041.5 sin alcanzar si quiera los 6 meses desde su alumbramiento [Mémoires de la Société des antiquaires de Normandie. Année 1836. - Tome X.- Sur le Caveau des ducs d'Alençon ; par M. LIBERT, député, membre titulaire de la société.]41.5. Sumidos en la pesadumbre por la prematura muerte del príncipe Juan3 y con el periodo de fertilidad de la reina Margarita cercano a expirar, los monarcas navarros no pudieron engendrar mas descendientes que hiciesen compañía a su única hija superviviente la pequeña Juana (futura reina Juana III) y la dignidad de "príncipe de Viana" quedó revertida en la Corona Navarra4.

A tenor de las pautas históricas previamente mencionadas [], y a diferencia del título de "príncipe de Navarra", la legitimidad del título vianés exige históricamente de una serie de condiciones:  El primer requisito radica en que imperativamente se requiere de la existencia de un vínculo de sangre entre el vigente titular depositario o depositaria de los legítimos derechos dinásticos del reino y el designado príncipe o princesa de Viana, por lo que no se contempla que el designado no sea descendiente directo de quien le conceda la gracia. La segunda, aludida parcialmente en la primera, consiste en que el título se obtiene por nombramiento o designación real, no bastando el simple criterio de parentesco o derecho de sangre para considerar a un portador legítimo merecedor del título. La tercera, igualmente anticipada en la segunda, estriba en que el privilegio únicamente puede ser concedido por quien ostente la titularidad de los derechos legítimos del reino navarro, y no por usurpadores o miembros ajenos a la dinastía legítima.  Y por último, los grados máximos del citado parentesco entre quien designa y quien recibe la dignidad, exclusivamente aplicables en línea recta, no debiera ser superior a dos grados.

En la Navarra meridional el desarraigo de los ulteriores príncipes herederos de la Monarquía Hispánica respecto al título de "príncipe de Viana" era crónico. Los príncipes de Asturias no residían en Navarra y su deferencia por el principesco título vianés era nula. El desplante de los príncipes de Asturias al título vianés y su desinterés por llevar el título que dinásticamente no les correspondía, quedó igualmente patente durante las tres únicas ocasiones en las que tres diferentes príncipes de la Corona española tuvieron a bien personarse en la Navarra peninsular ocupada desde 1512 para asumir su condición de herederos; la primera tuvo lugar en 1551 bajo el reinado de S.M. Imperial y Real don Carlos V, cuando el príncipe Felipe de Habsburgo se presentó ante las Cortes de Navarra reunidas en Tudela para ser juramentado como príncipe natural del Reino de Navarra []38.11, 53.61 pero no como "príncipe de Viana". Tampoco fue usurpado el título vianés cuando en 1592 y bajo el reinado de S.M. don Felipe II de Habsburgo el príncipe don Felipe, conocido posteriormente con el sobrenombre de “el Piadoso”, se personó en Pamplona para recibir el juramento como heredero, o cuando don Baltasar Carlos hizo lo propio bajo el reinado de Felipe IV de Habsburgo en 1646. Los corpus textuales que dan testimonio de los juramentos efectuados por los tres herederos de la Monarquía Hispánica anteriormente citados, revelan que nunca fueron juramentados en calidad de "príncipes de Viana".

En 1586 el príncipe de Asturias don Felipe (futuro rey de la Monarquía Hispánica don Felipe III “el Piadoso”) había sido juramentado en ausencia y por poderes como príncipe natural heredero del reino de Navarra por el virrey don Francisco Hurtado de Mendoza []35.6, 52.257. Igualmente, cuando en 1592 el príncipe se personó en Pamplona se limitó a ratificar el anterior juramento efectuado por el virrey don Francisco Hurtado de Mendoza como príncipe natural heredero del reino []35.7, 52.258, abandonando Navarra tal cual llegó: ostentando la titulación de príncipe de Asturias, pero sin llegar a ser juramentado como "príncipe de Viana".

El caso de don Baltasar Carlos, si bien era distinto, terminó de la misma manera52.153.  En 1632 y previamente a que don Baltasar se acercara hasta Pamplona ya había sido juramento como heredero natural del reino por el  virrey y capitán general de Navarra don Luys Bravo de Acuña que actuó por poderes en nombre del príncipe []36.11, 52.255. Don Baltasar por lo tanto en su estancia de 1646 se limitó a ratificar el anterior juramento efectuado por el virrey []37.11, 52.256. Ni en el juramento previo del virrey de 1632, ni en la posterior confirmación de su juramento efectuada por don Baltasar en persona en 1646 el príncipe heredero fue aludido en calidad de príncipe de Viana, permaneciendo el título sin ser asignado. Ningún otro príncipe de Asturias de la dinastía Habsburgo volvió nunca hasta Navarra para ser juramentado.

La llegada en 1700 al trono de España del duque de Anjou, uno de los nietos del legítimo rey de Navarra S.M. don Luis XIV de Francia y III de Navarra, en nada alteró el estatus del principesco título vianés que continuaba revertido en la Corona de Navarra. El arribo a Madrid de S.M. don Felipe V, hasta entonces duque de Anjou, y la instauración de la Casa de Borbón en la Monarquía Hispánica se realizaron con la anuencia y protección de don Luis XIV de Francia y III de Navarra []37.6, quien además de asegurarse la lealtad de su nieto y neutralizar a la beligerante Monarquía Hispánica en política exterior, seguía ostentando la legítima titularidad del Reino de Navarra, así como la jefatura de la Casa de Borbón. Y si bien el legítimo rey de Navarra don Luis "el Grande" permitió a su nieto don Felipe V gobernar sobre la zona meridional de Navarra ocupada desde 1512, don Luis jamás abdicó los derechos sobre las tierras navarras en favor de Felipe V ni reconoció a su nieto la potestad de intitularse “rey de Navarra”[]52.232. Con todo, la dignidad de "príncipe de Viana" continuaba revertida en la Corona navarra, bajo la legítima titularidad dinástica de S.M. el Cristianísimo rey de Francia y de Navarra. Y tras la muerte del monarca, con arreglo a Fuero, la misa sería heredada por su sucesor el futuro Luis XV de Francia y IV de Navarra.

Después de la instauración de la Casa de Borbón con S.M. don Felipe V en el año 1700 en la Monarquía Hispánica, igual que ocurrió desde 1512 con los Trastámara o los Habsburgo, tampoco se juramentó a ningún "príncipe de Asturias" o heredero de la Monarquía Hispánica con el título navarro de "príncipe de Viana". De tal forma que no ostentaron nunca el título de "Príncipes de Viana" ni los herederos de SS.MM. don Felipe V, SS.AA.RR. don Luis y don Fernando de Borbón, ni el heredero de don Carlos III, el príncipe de Asturias don Carlos de Borbón, ni el heredero de don Carlos IV, don Fernando de Borbón. Precisamente la Constitución de Cádiz del año 1812 reguló en su artículo 201 la sucesión a la Corona española bajo el único título de Príncipe de Asturias []41.13, 52.271, 52.272, cerrando la posibilidad de restituir el título vianés. Durante el tortuoso reinado de S.M. el rey de las Españas don Fernando VII y tras la supresión de la Constitución de Cádiz, su hija e inmediata heredera la princesa de Asturias doña Isabel de Borbón tampoco ostentó nunca el título de "Príncesa de Viana". Igualmente ni su tío Carlos María Isidro de Borbón ni su primo Carlos Luis de Borbón, ambos pretendientes carlistas y que disputaron el trono a doña Isabel bajo los nobres de Carlos V y Carlos VI, tampoco ostentaron jamás el título de "Príncipes de Viana". Será la referida princesa de Asturias doña Isabel, una vez constituida como reina de las Españas, quien siguiendo el decreto de las Cortes Españolas y los designios de su regente don Baldomero Espartero abolirá el Reino de Navarra en 1841 []41.12. Con su decisión imposibilitó toda futura designación efectiva como "príncipe de Viana" a quienes dinásticamente tenían la legítima potestad de designarlo y de recibirlo, al extinguir el reino sobre el cual debía reinar el eventual heredero.

A medida que el reinado de doña Isabel II avanzaba, el descrédito moral y el nivel de deslegitimación simbólica de la monarquía liberal que la propia reina encarnaba generó un descontento generalizado en la población. Fácilmente manipulable por sus ministros y por los confesores de su Corte, Isabel II interfería con frecuencia y erráticamente en política, lo que la hizo igual de impopular entre la clase política de la época. En estas circunstancias, en los primeros días de verano de 1868 las continuas protestas contra el régimen isabelino ya presagiaban una próxima sublevación militar que contaría de igual modo con la participación de elementos civiles.

Para entonces doña Isabel II ya había conocido al conde de Brassac, un adinerado y embaucador noble francés. Don Enrique Gastón de Galard del Bearne, que así se llamaba el conde, era un lejano descendiente de un medio hermano del conde Gastón IV de Foix, conde de Foix y señor soberano del Bearne, consorte de la que en su día fuera princesa de Viana doña Leonor de Trastámara, posterior reina doña Leonor I de Navarra. Sin pertenecer a la realeza y sin parentesco de sangre con la familia real navarra, don Enrique Gastón se las apañó para presentarse ante Isabel II como descendiente de familia de origen Real y vincular sus orígenes bearneses con la legitimidad del título de "príncipe de Viana".

 

53.59

Decreto de la reina doña Isabel II concediendo los títulos de "príncipe de Viana" y "duque de Cantabria" a don Enrique de Gastón de Galard del Bearne. La Real Gracia fue otorgada por la reina de las Españas el 12 de julio de 1868 en San Ildefonso.

Fotografía del original, conservada en los "Archives nationales" de Francia, fondos "Béarn de Chalais", depositados por la Princesa de Bearn en 1947. Información recogida en la plataforma digital: "Viana Digital Archive".53.59

Doña Isabel II, otrora sancionadora de la ley del 16 de agosto de 1841 por la que abolió el Reino de Navarra41,10 53.57, complació los zalameros deseos del conde de Brassac, y usando los discutidos derechos que ella creía tener y sin restituir previamente el reino navarro, concedió por regio decreto otorgado en San Ildefonso el 12 de Julio de 1868 la concesión de los títulos de "Príncipe de Viana" y "Duque de Cantabria" en favor de don Enrique Gastón .


Trascripción de la concesión de la Real Gracia otorgando los títulos nobiliarios "príncipe de Viana" y "Duque de Cantabria": 53.59

  « Ysabel 2ª por la Gracia de Dios y la Constitución.

Usando de los derechos que nos confiere la ley y obrando por nuestra espontánea y propia voluntad y deseando dar a nuestro muy querido primo Don Gastón de Bearn una prueba solemne y notoria de nuestra gratitud recompensándolo según y como es debido a su elevada categoría, cuya familia es de origen Real, por los muchos y grandes servicios que ha prestado en todas épocas a la Nación Española y también como un testimoio de nuestro mayor agradecimiento por los muchos e importantes favores que en diferentes circunstancias nos ha prestado

Hemos decretado y
decretamos lo siguiente:

Los títulos de Príncipe de Viana y Duque de Cantabria, con el título de Alteza, quedan desde hoy día de la fecha, reconocidos y aprobados por nosotras y en tanto que fuera menester concedidos a favor de nuestro querido primo Don Gastón de Bearn.

Esto lo hacemos en virtud de nuestro [ilegible] y [ilegible] Soberanía, y para que conste y quede para siempre establecido, lo hacemos por escrito y firmado de nuestras manos y sellado con nuestro Real sello.

Dado en San Ildefonso a doce de Julio de 1868.
           Yo la Reyna
                         Ysabel
. »
 

Con el contradictorio y unilateral reconocimiento de don Enrique Gastón de Galard del Bearne como "príncipe de Viana", doña Isabel II no sólo obvió la distintiva autoridad y derecho premial del legítimo titular del Reino de Navarra y Jefe de la Casa de Borbón, S.M. don Enrique IV "de Chambord". Sino que además degradó el principesco "título de la Casa Real" a mero "título nobiliario", beneficiando con su graciosa regia concesión la titularidad del principesco título a un particular ajeno a la familia real carente de toda condición de sucesor de la Corona, tanto a la navarra como a la española.

   

Apenas dos meses después de la ilegítima concesión del título vianés, Isabel II y su familia partieron de vacaciones a mediados de septiembre de 1868 a la costa de Vizcaya. Allí empezaron a llegarles desconcertantes telegramas advirtiendo de varios focos golpistas en diversos puntos de España. La reina se apresuró a acudir a San Sebastián, su habitual lugar de veraneo y que estaba equipado con eficaces sistemas de telecomunicación, donde le informaron del inapelable alcance de la sublevación. Tras negociar la protección que le dispensarían los emperadores de Francia SS.MM.II. don Napoleón III y su esposa de origen español doña Eugenia de Montijo, asiduos veraneantes de la próxima localidad francesa de Biarritz, Isabel II huyó de España en tren el día 30 por la frontera de Irún jactándose de no renunciar a ninguno de los derechos sobre la Corona española que entendía poseer. En poco más de dos meses Isabel II pasó de conceder el título de "príncipe de Viana", sin disponer de atribuciones para hacerlo, a ser conducida al exilio por un proceso revolucionario originado por el descrédito de su monarquía.

Don Enrique Gastón, decidido a sacar provecho del principesco título concedido por la reina ahora exiliada y de la incertidumbre instalada en España por el trono vacante de la Corona y las políticas del gobierno provisional formado tras el derrocamiento de Isabel II, se presentó en la ciudad de Viana con el principesco título bajo el brazo el 30 de enero de 1869 52.254.

 

Los cinco legítimos
"PRÍNCIPES DE VIANA"
:
 

1º Carlos de Viana (1423).
[]52.249
Consorte: Inés de de Cleves.

2º Gastón de Foix (1469), vizconde de Castellbó.
Consorte: Magdalena de Valois.

3º Francisco Febo (≤1472)
Tutora: Magdalena de Valois.
[]52.268

4º Andrés Febo (≤1501)
[]
52.262, 51.36

5º Enrique de Albret (≤1505)
[]52.249
 

Año 1517: el título queda revertido en la Corona de Navarra.3

 
 

La entrada en Viana de don Enrique Gastón suscitó entusiasmos populares y se celebraron diversos festejos, banquetes, fuegos artificiales y eventos musicales. Valiéndose de su acaudalada posición supo ganarse a los vianeses con actos caritativos en las beneficencias, entregando en las gradas de la plaza pública una peseta a cada uno de los pobres y meros jornaleros, viudas y huérfanos. Igualmente repartió 1.000 pesetas para el hospital52.254.

Con su actitud pronto consiguió atraerse también el reconocimiento de la corporación municipal, propensa a priorizar el interés monetario antes que otro tipo de consideraciones relacionadas con las legitimaciones dinásticas. Del ayuntamiento de Viana don Enrique Gastón recibió oficialmente y en su correspondiente bando el tratamiento de "Su Alteza el Serenísimo Señor Príncipe". Paralelamente compró al ayuntamiento el ya por entonces ruinoso castillo de Viana por 43.000 pesetas, con la condición de que construyera a sus expensas una cárcel pública con arreglo al plano que le presentara el ayuntamiento de Viana. Asimismo, el cuatro de febrero de 1870 el ilustre personaje fue nombrado vecino de la ciudad de Viana52.254.

Al tiempo, estalló la guerra entre Francia y Prusia, y don Enrique Gastón fue requerido en su país para integrar las filas del ejército galo con el grado de capitán, siendo asignado al Estado Mayor del general Trochu, gobernador de París y responsable de la defensa de la capital. La guerra sin embargo se dilucidó en contra de los intereses de Francia y el emperador Napoleón III. El 2 de septiembre de 1870 el propio Napoleón III quedó cercado en la batalla de Sedán y fue tomado como prisionero por los prusianos. Cautivo el emperador y derrocado el Segundo Imperio Francés, el 4 de septiembre de 1870 se proclamó en París la Tercera República Francesa, por lo que don Enrique Gastón anteponiendo sus obligaciones militares, no regresó a Viana.

Licenciado por un año sin sueldo52.254 del ejército francés en mayo de 1872, decidió no participar en la nueva guerra estallada un mes antes en España entre "amadeístas" y "carlistas". En la citada Tercera Guerra Carlista, por una parte luchaban el gobierno de S.M. don Amadeo I, rey venido por elección democrática de las Cortes Españolas a sustituir a doña Isabel II. Y por la otra parte guerreaban los partidarios de don Carlos de Borbón [], duque de Madrid, pretendiente carlista al trono de España bajo el nombre de "Carlos VII" []44.7, antagonista del ideario político de doña Isabel II, y candidato preferente []49.50, 52.270 del rey titular de Navarra y pretendiente al trono de Francia S.M. don Enrique IV "de Chambord"[]49.19, Jefe de la Casa de Borbón. Escrupulosos con la historia del reino de Navarra y con la legitimidad que emanaba don Enrique IV "de Chambord", ninguno de los inmediatos herederos de los pretendientes carlistas, los hermanos don Carlos Luis y don Juan Carlos de Borbón y Braganza, los hermanos don Carlos María y Alfonso de Borbón y Austria-Este, o don Jaime de Borbón y Borbón Parma, llegaron nunca ni a ser asignados ni a autoproclamarse con el título de "príncipes de Viana".

A finales de 1873 y gracias a una carta de recomendación de su valedora Isabel II, que vivía exiliada en París, don Enrique Gastón fue recibido en audiencia en calidad de príncipe de Viana por el papa Pio IX []49.50, 52.270, tratando de validar por vía de hecho el principesco título que por vía de legítimo derecho no le correspondía.

La posterior restauración de la rama liberal borbónica en el trono de España en 1874 y el fallecimiento de don Enrique Gaston de Galard en Pau, el 18 de junio de 1893, no alteró la ilegítima concesión del título vianés a la familia Galard. Así, el 14 de mayo de 1894 don Luis Vilar y Vilar45.26, rey de armas de S.M. don Alfonso XIII, concedió en su nombre y en el de la reina regente doña María Cristina de Habsburgo-Lorena un real despacho de nobleza y armas []53.58 en beneficio del hermano menor del ya difunto don Enrique Gastón de Galard, don Luis Juan Sanche Arsias, que incluía una confirmación explícita a la concesión y reconocimiento que en su día hizo la reina Isabel II en favor de don Enrique Gastón en 1868.

Al igual que ocurrió con su abuela doña Isabel II, don Alfonso XIII también fue derrocado en 1931. En sustitución del régimen monárquico fue proclamada la II República Española, y don Alfonso XIII tuvo que exiliarse fuera de España.

Durante el exilio, el derrocado monarca jamás proclamó ni aludió como "príncipes de Viana" a ninguno de sus 6 hijos habidos con su esposa doña Victoria Eugenia de Battenberg: SS.AA.RR. el príncipe de Asturias don Alfonso, y los infantes don Jaime, doña Beatriz, doña María Cristina, don Juan y don Gonzalo.

Mientras tanto, el 7 de enero de 1936 el presidente de la República Española firmó el decreto de disolución de las Cortes y convocó las terceras elecciones generales de la II República, celebradas por sufragio universal entre los días 16 de febrero y 1 de marzo de 1936. Tras confirmarse la victoria de la coalición de izquierdas del Frente Popular en España, el 17 de julio de se inició en Marruecos un golpe de Estado auspiciado por militares y milicianos contrarios a la II República, cuyo parcial fracaso propiciará el comienzo de una dura Guerra Civil de desgaste. Finalmente la contienda se decantó a favor de un régimen dictatorial bajo el general don Francisco Franco.

Tras la II Guerra Mundial y para prestar apariencia de normalidad al Estado totalitario que gobernaba, el general Franco promulgó en 1947 la "Ley de Sucesión a la Jefatura de Estado" [Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado español del año 1947]47.4 en cuyo articulado se venía a decir que el Estado español se constituía en Reino confesional. Franco se había otorgado la potestad de prolongarse en el cargo de jefe de Estado de por vida y como único elector de aquel postulante que le vendría a suceder a título de rey de España. Entre los criterios del dictador para evaluar a los candidatos al trono vacante no se encontraban los fundamentos de las leyes de sucesión tradicionales de España. Los candidatos serían valorados exclusivamente en virtud de la idoneidad legal surgida tras el "Alzamiento Nacional" del 18 de julio contra la II República Española, con independencia de la actual disposición dinástica de cada postulante.

A partir de ese momento comenzó una feroz partida de ajedrez entre los miembros de la realeza interesados en ganarse los favores de Franco. No será hasta julio de 1969 cuando las Cortes Franquistas, a propuesta del propio dictador, designaron al futuro sucesor de Franco a título de rey de España.

Desde 1947 y hasta la designación oficial del sucesor en 1969, algunos postulantes no dudaron en autoasignarse el título de "príncipe de Asturias" o asignar como tales a sus inmediatos sucesores para tratar de posicionar con más raigambre sus respectivas candidaturas. El régimen del general Franco, sin embargo, se negaba a reconocer a ningún candidato bajo el título de “Príncipe de Asturias” antes de la designación oficial del sucesor de Franco, pues ello significaba reconocer de forma tácita al portador o a su progenitor o portador como rey o sucesor del rey de España.

Mientras duró este proceso electivo de sucesión auspiciado por el régimen franquista ninguno de los candidatos optó por autoasignarse el título de "Príncipe de Viana", a diferencia de lo ocurrido con el codiciado título de "Príncipe de Asturias", ya que el título vianés no era un rango vinculado tradicionalmente al sucesor de la Corona de España [].

Finalmente, el 22 de julio de 1969 Franco anunció públicamente que el candidato que más muestras de lealtad al régimen y a los principios del Movimiento Nacional le había mostrado había sido un miembro de una de la rama cadete o secundaria de la Casa de Borbón, don Juan Carlos de Borbón. Consecuentemente, el general propuso a las Cortes franquistas que ratificaran a don Juan Carlos como su futuro sucesor en la Jefatura del Estado.

La elección del candidato efectuada por el general Franco no respetaba el orden sucesorio tradicional de la Casa Real española. El general desechó discrecionalmente restaurar la monarquía tradicional previa a la II República Española, y se decantó por instaurar una renovada monarquía de nuevo cuño. Para resaltar la citada ruptura con la antigua monarquía tradicional española, se acordó oficializar el inédito título de "Príncipe de España", y no el tradicional título de "príncipe de Asturias", para el sucesor de Franco a la Jefatura del Estado, don Juan Carlos de Borbón.

Como no podía ser de otra manera durante un periodo dictatorial, las Cortes franquistas designaron, con los votos de 491 procuradores a favor, 19 en contra y 9 abstenciones, a don Juan Carlos de Borbón como sucesor del General Franco en la Jefatura del Estado, a propuesta del propio dictador.  

52.266

Ajeno desde 1512 a todas estas vicisitudes relacionadas con la Corona de España quedaba el título navarro de "príncipe de Viana", ausente en las disputas dinastas españolas al no ser considerado ni por los franquistas ni por los monárquicos españoles como un título vinculado al sucesor de la Corona de España, y haber sido precisamente abolido el Reino de Navarra por los reyes de España en 1841.  (...)"


 

"(...)  Convaleciente S.M. doña María II en Friburgo (Suiza) por su larga enfermedad, a más de mil kilómetros de distancia el príncipe de Asturias S.A.R. don Felipe de Borbón, inmediato sucesor constitucional del rey de España, incurrió desde el 18 de enero de 1993 en impostura dinástica52.12 y genealógica al asignarse incorrectamente el título de "príncipe de Viana" en un acto oficial sin designación ni autorización de doña María II. La usurpación del principesco título dinástico navarro ocurrió durante la ceremonia de entrega en el Salón del Trono del palacio de la Diputación de Navarra en Pamplona el 18 de enero de 1993 de la "Medalla de Oro de Navarra" concedida por el Gobierno foral a D. Juan de Borbón, conde de Barcelona y abuelo de don Felipe. El premiado se encontraba por aquel entonces en tratamiento contra el devastador cáncer de laringe que padecía en la Clínica Universitaria de Navarra, y debido a que la gravedad y al avanzado estado de la enfermedad impedían al premiado articular palabra, su discurso de agradecimiento fue leído íntegramente por su nieto Felipe, príncipe de Asturias, quien lo hizo en su nombre. Tras los protocolarios saludos, don Juan aprovechó para mencionar en la primera frase de su discurso a don Felipe mediante el dúplice título de "príncipe de Asturias y de Viana", con la inequívoca pretensión de predisponer a su nieto hacia el principesco título navarro que por derecho dinástico no le correspondía.  

Trascripción del discurso de don Juan de Borbón leído por S.A.R el príncipe de Asturias: 51.31

  « Majestades, Altezas Reales, Señor presidente del Gobierno de Navarra:

La dificultad de expresión que todos conocéis me impide dirigirme a vosotros personalmente como sería mi deseo y he pedido por eso a mi querido nieto el Príncipe de Asturias y de Viana, que actúe como mi portavoz leyendo en mi nombre estas palabras:
Quiero agradecerte, mi querido presidente, y en ti a toda Navarra, la concesión de esta Medalla de Oro. Me honra y me alegra porque, igual que a todas las tierras de España y a todos los españoles, quiero a Navarra y a los navarros con todo mi corazón y siempre gratifica y emociona ver el amor correspondido.
Me emociona también y agradezco profundamente la presencia en este acto de los Reyes y de toda mi familia, que, junto con España, han sido siempre lo más importante de mi vida. Muchas gracias, señor, Muchas gracias, señora.
Quiero finalmente agradecer de manera especial que mi muy querida esposa, la Condesa de Barcelona, haya querido vivir conmigo este momento entrañable. Querida María: tenemos, tú y yo, la satisfacción de poder decir hoy que nuestras esperanzas y deseos no estaban descaminados y que hemos administrado prudentemente el legado de la legitimidad histórica, que es en definitiva patrimonio de España y de los españoles. Así, cuando España lo ha necesitado, lo ha podido encontrar y hemos tenido la dicha, como súbitos, y la alegría, como padres, de ver encarnada en nuestro hijo para bien de España la institución a la que hemos dedicado nuestra vida. Por eso, podemos decir con orgullo: Señor, deber cumplido.

Majestades, Altezas Reales, señor presiente, muchas gracias de nuevo. Viva España. Viva el rey  Viva Navarra. »
 

Tal y como se desprende del discurso de don Juan, la atribución por primera vez en un acto oficial por parte de la familia real española del dúplice título en favor de S.A.R. el príncipe don Felipe tenía como objetivo institucionalizar el rango de "príncipe de Viana" en el nieto del galardonado, alegando una inexistente legitimidad histórica mientras se suplantaba la legitimidad de los verdaderos depositarios y se menoscababa con ello la herencia patrimonial de la Casa Real Navarra, dando carta de naturaleza a lo planificado en 1982 []53.58 y que hasta entonces no pudieron consuar.
 

El rango de "príncipe de Viana" no es hereditario y la potestad única para conceder la dignidad era por aquel entonces de la convaleciente reina titular de Navarra María II de Borbón Parma, y no del conde de Barcelona ni de sus descendientes. Consumada la impostura dinástica,  la concesión de la "Medalla de Oro de Navarra" será el último acto público de don Juan ya que falleció poco después a causa de su enfermedad en la misma Pamplona, el 1 de abril de 1993.

Pese a la impostura dinástica que supuso la alusión a S.A.R. el príncipe don Felipe en calidad de "príncipe de Viana", algunos políticos quisieron dar continuidad a la unilateral apropiación del título navarro por parte de la familia real española para aprovecharse de su tirón mediático, y comenzaron a plantearse la posibilidad de invitar al príncipe de Asturias a la siguiente entrega del "Premio Príncipe de Viana de la Cultura".

 

XIº Ceremonia de entrega de la medalla de Oro de Navarra a S.A.R. don Juan de Borbón y Battenberg. El conde de Barcelona se valió del acto institucional para asociar, sin criterios históricos ni Constitucionales, el rango de "príncipe de Viana" a la familia real española, y aderezar tal condición en favor de su nieto el príncipe de Asturias.

El prestigioso galardón "Príncipe de Viana" fue constituido años antes por el Decreto Foral 56/1990 del 15 de marzo para coincidir  expresamente con el quincuagésimo aniversario de la institución "Príncipe de Viana", organismo de gestión cultural creada en 1940 por la Diputación Foral de Navarra con el fin de conservar y difundir el patrimonio cultural de Navarra. La institución tomó el nombre del erudito príncipe Carlos de Viana, primer príncipe de Viana por concesión de su abuelo S.M. don Carlos III en el año 1423. Además del nombre, la institución también adoptó por propios la figura y distintivos del malogrado príncipe como homenaje al citado personaje de gran relevancia en la historia de Navarra. Con análoga convicción el "Premio Príncipe de Viana a la Cultura" creado en 1990 tenía por función el reconocimiento a la trayectoria cultural de determinadas personas o colectivos por su contribución al desarrollo de las letras, las artes, el pensamiento y la investigación, y estaba siendo concedido anualmente por el Gobierno de Navarra []51.38.

Para la siguiente ceremonia anual de los "Premios Príncipe de Viana a la Cultura", los políticos partidarios de la inclusión de S.A.R. el príncipe don Felipe en  los mismos adujeron que la participación del príncipe de Asturias en la entrega del galardón iba a dar mayor notoriedad mediática al evento, pero equivocadamente también que al heredero del trono de España le correspondía, por historia, ser a su vez príncipe de Viana. La idea subyacente consistía en que tal y como quería el difunto conde de Barcelona la participación institucional de su nieto don Felipe en eventos navarros y mediante la cobertura mediática que se hacía de los mismos, se fuera vinculando disimuladamente el título de "príncipe de Viana" como algo tradicional del sucesor de la Corona española52.38, lo cual no era históricamente cierto, a la vez que de que se fuera normalizando la errónea adjudicación del título al príncipe Felipe.

De más a más, no procedía otorgar tratamiento institucional a don Felipe de Borbón en calidad de príncipe de Viana o inmediato heredero del histórico Reino de Navarra: por un lado porque jurídicamente el reino dejó de estar vigente en 1841, abolido por S.M. la reina constitucional de España Isabel II, ascendente directa del propio príncipe de Asturias. Y por otro lado, porque la herencia del viejo reino no había correspondido nunca por tradición al príncipe de Asturias [].

Históricamente ningún inmediato heredero a la Corona de España pretendió ni utilizó nunca la principesca dignidad vianesa como título de su Casa Real antes de la entrada en vigor de la Constitución de 1978, tanto que cuando los dos únicos príncipes de Asturias que a lo largo de la historia se acercaron hasta Pamplona para ser jurados por las cortes en Navarra se fueron sin ser jamás juramentados como "príncipes de Viana". Luego que la dignidad vianesa no fue nunca aludida en el juramento de los herederos de la Monarquía Hispánica, en absoluto el título de "principe de Viana" se trataba de una prerrogativa tradicional de la familia real española. De igual manera, los inmediatos sucesores de los pretendientes carlistas agnados de la familia Borbón tampoco se asignaban el título vianés.

Si bien ningún medio de comunicación informó sobre el intento de usurpación del título navarro ni de la nula tradición del mismo por parte de los inmediatos herederos constitucionales de la Casa Real española, la indebida apropiación del principesco título tampoco encontraba amparo en el propio ordenamiento español, ajeno al ámbito del derecho dinástico navarro, como así lo demuestran la inexistente mención expresa del rango de "príncipe de Viana" en el Real Decreto 54/1977 [Real Decreto 54/1977 de 21 de enero sobre Títulos y Denominaciones que corresponden al Heredero de la Corona]50.19 encargado de regular los títulos y denominaciones del heredero de la Corona española, la ausencia explícita del título navarro en la Constitución española de 1978 [Constitución española aprobada por las Cortes en sesiones plenarias del Congreso de los Diputados y del Senado celebrados el 31 de octubre de 1978]50.20, así como la nula referencia del mismo en la Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra de 1982 [Texto sobre reintegracion y amejoramiento del Régimen Foral de Navarra]50.9. Para mayor redundancia, si se hubiera realizado un análisis cronológico inequívocamente hubieran concluido que el título "príncipe de Viana" fue revertido a la Corona por la dinastía Albret y no por los Habsburgo, con cuyos descendientes no guardaban consanguinidad [Reversión de la dignidad de Príncipe de Viana por parte de la dinastía Albret].  (...)"
 

Fin de la vista previa. Introduzca la contraseña para visualizar el contenido íntegro

Contraseña:

 

Predecesora

 Reyes de Navarra

Sucesora

ISABEL I
50º Reina Titular de Navarra 1974-1983

  

ALICIA I
52º Reina titular de Navarra 1994-2017

MARÍA II
51º Reina Titular de Navarra

1983-1994


ÑÐ

LÍNEA DE SUCESIÓN A LA CORONA: 52.42, 52.35

El orden de sucesión a la titularidad del Reino de Navarra a fecha del fallecimiento de S.M. doña María de Borbón Parma (q.e.p.d.) el 20 de febrero de 1994] era el siguiente:

†.  S.M. don Elías de Borbón Parma (†), rey titular de Navarra, duque titular de Parma, Guastalla y Plasencia, y príncipe de Borbón. Nació en Biarritz (tercera República Francesa) el 23 de julio de 1880 y falleció en Friedberg (segunda República de Austria), el 27 de junio 1959 [†]. Contrajo matrimonio canónico en la parroquia del Palacio Imperial de Hofburg de Viena el 25 mayo 1903 con S.A.I.R. la archiduquesa doña Maria Anna de Austria (1882-†1940). Le sobrevivieron y sucedieron por orden de primogenitura con preferencia agnaticia sus descendientes legítimos, 1 varón y 4 féminas:

†. S.M. doña María II de Borbón Parma (†), reina titular de Navarra y princesa de Parma. Nació el 5 de septiembre de 1906 en el castillo de Weilburg en Baden (Imperio austrohúngaro). Falleció en Friburgo (Confederación Suiza) el 20 de febrero de 1994, célibe y sin descendencia.

1.ª  S.A.R. doña Alicia de Borbón Parma, princesa de Navarra y de Parma, infanta de España, duquesa consorte viuda de Calabria y condesa consorte viuda de Caserta de la rama hispano-napolitana. Nació en Viena el 13 de noviembre de 1917. Contrajo canónico matrimonio el 16 de abril de 1936 en la iglesia católica de la Orden de los menores de Viena con S.A.R. don Alfonso de Borbón y Borbón, infante de España. Sus descendientes legítimos fueron 1 varón y 2 féminas:

2.º S.A.R. don Carlos de Borbón Dos Sicilias, infante varón primogénito de Navarra, duque de Calabria y conde de Caserta de la rama hispano-napolitana. Nació en Lausana (Confederación Suiza) el 16 de enero de 1938. Contrajo matrimonio canónico el 12 de mayo de 1965 en la capilla real de san Luis de Dreux con la princesa doña Ana de Orleans. Sus descendientes legítimos eran 1 varón y 4 féminas:

3.º S.A.R. don Pedro de Borbón Dos Sicilias, duque de Noto. Nació en Madrid el 16 de octubre de 1968. Sin descendencia legítimada.
4 S.A.R. doña Cristina de Borbón Dos Sicilias, infanta de Navarra. Nació en Madrid el 15 de marzo de 1966.
5 S.A.R. doña María Paloma de Borbón Dos Sicilias, infanta de Navarra. Nació en Madrid el 5 de abril de 1967.
6 S.A.R. doña Inés de Borbón Dos Sicilias, infanta de Navarra. Nació en Madrid el 20 de abril de 1971.
7 S.A.R. doña Victoria de Borbón Dos Sicilias, infanta de Navarra. Nació en Madrid el 24 de mayo de 1976.

8.ª S.A.R. doña Teresa de Borbón Dos Sicilias, infanta de Navarra y duquesa de Salerno. Nació en Lausana (Confederación Suiza) el 16 de febrero de 1937. Contrajo canónico matrimonio el 16 de abril de 1961 en la basílica de Nuestra Señora de Atocha de Madrid con don Íñigo Moreno y de Arteaga. Sus descendientes legítimos eran 3 varones y 4 féminas:

9.º S.E. don Rodrigo Moreno y de Borbón. Nació en Madrid el 1 de febrero de 1962. Sin descendencia.
10 S.E. don Alfonso Moreno y de Borbón. Nació en Madrid el 19 de octubre de 1965.
11 S.E. don Fernando Moreno y de Borbón. Nació en Madrid el 8 de julio de 1969.
12 S.E. doña Alicia Moreno y de Borbón. Nació en Madrid el 6 de junio de 1964.
13 S.E. doña Beatriz Moreno y de Borbón. Nació en Madrid el 10 de mayo de 1967.
14 S.E. doña Clara Moreno y de Borbón. Nació en Madrid el 14 de junio de 1971.
15 S.E. doña Delia Moreno y de Borbón. Nació en Madrid el 30 de agosto de 1972.

16.ª S.A.R. doña Inés María de Borbón Dos Sicilias, infanta de Navarra y duquesa de Siracusa. Nació en Ouchy (Confederación Suiza) el 18 de febrero de 1940. Contrajo canónico matrimonio el 21 de enero de 1965 en la iglesia de los Jerónimos de Madrid con don Luis Morales y Aguado. Sus descendientes legítimos son 1 varón y 4 féminas:

17.º S.E. don Manuel Morales y de Borbón. Nació en Madrid el 16 de diciembre de 1971.
18 S.E. doña Isabel Morales y de Borbón. Nació en Madrid el 10 de abril de 1966.
19 S.E. doña Eugenia Morales y de Borbón. Nació el 14 de diciembre de 1967.
20 S.E. doña Sonia Morales y de Borbón. Nació en Madrid el 9 de diciembre de 1969.
21 S.E. doña Mencía Morales y de Borbón. Nació en Madrid el 25 de noviembre de 1976.

22.ª S.A.R. doña María Cristina de Borbón Parma, infanta de Navarra y princesa de Parma. Nació en Viena el 7 de junio de 1925. Célibe y sin descendencia.
†. S.M. doña Isabel I de Borbón Parma (†), reina titular de Navarra y princesa de Parma. Nació en Viena el 17 de marzo de 1904. Falleció en Bad Ischl el 13 de junio de 1983 célibe y sin descendencia.
†. S.M. don Roberto II de Borbón Parma (†), rey titular de Navarra y duque titular de Parma. Nació en Weilburg el 7 de agosto de 1909. Falleció en Viena el 22 de noviembre de 1974 ] célibe y sin descendencia.
†. S.A.R. doña Juana de Borbón Parma (†), infanta de Navarra y princesa de Parma. Nació en Weilburg el 8 de julio de 1916. Falleció en Porzuna el 1 de noviembre de 1949 ] célibe y sin descendencia.
†. S.A.R. don Francisco de Borbón Parma (†), infante de Navarra y príncipe de Parma. Nació en Weilburg el 14 de junio de 1913. Falleció en Magyar-Ovar el 29 de mayo de 1939 célibe y sin descendencia.
†. S.E. don Carlos de Borbón Parma (†), príncipe de Parma. Nació en Viena el 23 de septiembre de 1905. Falleció en Baden el 26 de septiembre de 1912 ] célibe y sin descendencia.
 

ÑÐ

GALERÍA COETÁNEA

 

Fotografía de boda de los progenitores de S.M. doña María Francesca: a la izquierda su padre S.A.R. don Elías de Borbón Parma y a la derecha su madre S.A.I.R. doña María Ana de Austria.

La pareja contrajo matrimonio el 25 de mayo de 1903" en la parroquia del Palacio Imperial de Hofburg de Viena. Él contaba con 23 años y ella 21. El matrimonio tuvo un total de 8 alumbramientos.

ÑÐ

 

Cariñosa foto de S.M. doña María Francisca con su madre S.A.I.R. doña María Ana de Austria, esposa de don Elías de Borbón Parma. Su madre estaba emparentada con la familia imperial austriaca: era hija del archiduque Federico de Austria, duque de Teschen y de la princesa Isabel de Croÿ [El archiduque Federico de Austria, duque de Teschen y su esposa la princesa Isabel de Croÿ].

Doña María Ana falleció a los 58 años en Suiza, cuando su hija María Francisca contaba 33 años de edad, lugar en el que se refugió la familia durante la Segunda Guerra Mundial.

ÑÐ

46.18

 

Fotografía de estudio de S.M. doña María Francisca de Borbón Parma cuando contaba 24 años y todavía era princesa de Parma e infanta de navarra.

María nació el 5 de septiembre de 1906, castillo de Weilburg en Baden (Imperio austrohúngaro) y tras el fallecimiento de su padre, hermanos y hermana Isabel recayeron en ella a la avanzada edad de 76 años los derechos dinásticos del reino de Navarra. Al morir célibe y sin descendencia, transmitió los mismos derechos a su hermana doña Alicia.

Fotografía publicada el 15 de febrero de 1931 en la exclusiva revista de sociedad "Wiener Salonblatt".

ÑÐ

46.4

 

Fotografía de estudio de S.A.R. don Carlos de Borbón Parma, hermano mayor de María Francisca, con apenas 7 años de edad.

El príncipe Carlos Luis enfermó de polio y falleció prematuramente el 26 de septiembre de 1912 [†]46.3, 46.4, contando su hermana María Francisca 6 años de edad. El joven príncipe fue enterrado en una pequeña capilla que sus padres mandaron erigir a tal efecto en sus dominios forestales de Glashütte [], capilla que al tiempo acogería también el eterno descanso del resto de la familia.

La fotografía fue publicada el 6 de octubre de 1912 por el "Österreichs illustrierte Zeitung" acompañando la notificia de su fallecimiento.

ÑÐ

52.239

 

Fotografía de perfil de S.M. don Roberto de Borbón Parma, segundo hermano de María Francisca, e hijo varón primogénito de don Elías y María Ana de Habsburgo tras la muerte en 1912 de Carlos.

La fotografía de estudio autografiada con el texto "Robert Herzog von Parma" ya nos indica que no es coetánea a su progenitor, ya que fue tomada apenas 9 años después del fallecimiento de S.M. don Elias, titular de los derechos reales de Navarra y ducales de Parma, en 1959. De entre los 3 hijos varones de don Elías, Carlos, Francisco y el mismo Roberto, únicamente Roberto sobrevivió al padre recayendo en él todos sus derechos dinásticos.

S.M. don Roberto fallecerá de una crisis cardiaca a los 65 años, el 22 de noviembre de 1974 [†]50.16, 50.1 en el domicilio familiar vienés de Metternichgasse50.1 en el que convivía con sus hermanas, célibe y sin descendencia. Recayeron sus derechos dinásticos sobre Navarra en su hermana doña Isabel, y los de Parma sobre su tío don Javier de Borbón Parma. Fue enterrado en la Capilla Real de Glashütte [].

ÑÐ

46.22

 

Fotografía de S.A.R. el príncipe de Parma e infante de Navarra don Francisco de Borbón Parma con 22 años, hermano menor de María Francisca.

La fotografía fue tomada en Viena a la salida del enlace matrimonial de su hermana doña Alicia con el infante don Alfonso de Borbón celebrada el 16 de abril de 1936, y publicada el 3 de mayo de 1936 en la exclusiva revista de sociedad "Wiener Salonblatt". Apenas tres años después Don Francisco fallecería en Mosonmagyaróvár (Hungría) célibe y sin descendencia.

ÑÐ

46.18

 

Fotografía de estudio de S.M. doña Isabel de Borbón Parma, hermana mayor de María Francisca, cuando Isabel contaba 26 años y todavía era princesa de Parma e infanta de navarra.

Isabel nació en Viena el 17 de marzo de 1904 (Imperio austrohúngaro) y tras el fallecimiento de su padre y hermanos recayeron en ella a la avanzada edad de 70 años los derechos dinásticos del reino de Navarra. Al morir célibe y sin descendencia, transmitió los mismos derechos dinásticos del reino de Navarra a su hermana doña María Francisca.

Fotografía publicada el 15 de febrero de 1931 en la exclusiva revista de sociedad "Wiener Salonblatt".

ÑÐ

47.7, 46.24, 52.30

 

Fotograma de S.A.R. doña Juana de Borbón Parma, tercera hija tras doña María Francisca del matrimonio de don Elías de Borbón Parma y María Ana de Habsburgo, cuando acudió con 32 años al campeonato del mundo de tiro al pichón de 1949 celebrado en la Moraleja (Madrid) para animar a su hermana doña Alicia, participante en el evento.

Tras la Segunda Guerra Mundial y aprovechando su visado español y conocimiento del alemán, doña Juana colaboró activamente en las iniciativas auspiciadas por Cáritas Austria52.30 y Acción Católica España, consistentes en adopciones temporales en familias españolas de miles de niños austriacos víctimas del hambre y de la miseria surgida como consecuencia de la derrota de Austria en la guerra. Falleció en Porzuna (Ciudad Real) el 1 de noviembre de 1949, tras sufrir una grave herida por arma de fuego en las dependencias anexas a la finca de su hermana doña Alicia []47.15. Murió célibe y sin descendencia, y fue enterrada en la capilla familiar de Glashütte [].

El fotograma está extraído del NO-DO nº333, que recoge el campeonato del mundo de tiro al Pichón del año 1949.

ÑÐ

52.238

 

Fotografía de estudio de S.M. doña Alicia de Borbón Parma con unos 16 años y de alrededor del año 1933, cuando todavía era célibe, princesa de Parma e infanta de navarra.

Doña Alicia era la cuarta hija del matrimonio entre don Elías de Borbón Parma y María Ana de Habsburgo, y por lo tanto una de las hermanas pequeñas de doña María Francisca. Doña Alicia fue la única hermana en contraer matrimonio, lo que aconteció en Viena el 16 de abril de 1936 con S.A.R. don Alfonso de Borbón y Borbón, infante de España y 15 años mayor que ella.

La fotografía fue efectuada en Viena por don Karl Winkler, Karpublicada el 15 de febrero de 1931 en la exclusiva revista de sociedad "Wiener Salonblatt".

ÑÐ

53.4

 

Fotografía del todavía célibe S.A.R. don Alfonso de Borbón y Borbón con 23 años, futuro marido de doña Alicia y único cuñado de S.M. doña María Francisca de Borbón Parma, tras una cacería en la finca "La Almoraima" (Cádiz) en el año 1925.

De entre los hijos de don Elías de Borbón Parma y María Ana de Habsburgo la única en contraer matrimonio fue su hija Alicia quién lo hizo con S.A.R. el infante de España don Alfonso de Borbón y Borbón, hijo de don Carlos Trancedo de Borbón y la princesa de Asturias doña María de las Mercedes de España, hermana mayor del rey de España Alfonso XIII. Para que el enlace matrimonial de sus dos progenitores tuviese lugar en febrero del año 1901, don Carlos Trancedo con carácter previo y por razones políticas tuvo que renunciar para él y su futura descendencia a los derechos sobre el inexistente trono de las Dos Sicilias que sobre él pudiesen recaer. Tras la renuncia, el matrimonio pudo celebrarse en febrero en la capilla del Palacio Real de Madrid, y en noviembre del mismo año nació don Alfonso.

Contando ya 35 años don Alfonso seguía célibe, por lo que su familia acordó su casamiento con doña María Francisca, que contaba por aquel entonces con 29 años. Con la excusa de participar en una cacería, el casadero Alfonso viajó hasta tierras austriacas para conocer a la mujer que le habían asignado como esposa pero una vez allí, le gustó más una de las hermanas menores de María Francisca, Alicia de 19 años, a la que eligió como esposa despechando a S.M. doña María Francisca. Finalmente don Alfonso se salió con la suya y contrajo matrimonio en Viena el 16 de abril de 1936 con la joven Alicia.

ÑÐ

52.141

 

Fotografía de la década de 1940 en la que aparecen de izquierda a derecha los únicos sobrinos de S.M. doña María Francisca, SS.EE. doña Teresa, don Carlos y doña Inés, engendrados por su hija doña Alicia y su yerno don Alfonso.

A la muerte de S.M. doña Francisca en 1994, los derechos a la titularidad del reino navarro recayeron en su hermana doña Alica, que a su vez se transmitieron en último término a sus sobrinos Carlos, Teresa e Inés.

ÑÐ

46.22

 

S.A.R. doña María Cristina de Borbón Parma, hermana menor de S.M. doña María Francisca, junto a la madre de ambas S.A.I.R. doña María Ana de Austria, esposa don Elías de Borbón Parma.

En el momento de efectuarse la fotografía doña María Cristina contaba 10 años y su madre 54 años. La instantánea fue tomada durante la gran recepción en el palacio vienés de la Albertina (Albrechspalais) con motivo del enlace matrimonial de su hermana doña Alicia con el infante don Alfonso de Borbón celebrada el 16 de abril de 1936, y publicada el 3 de mayo de 1936 en la exclusiva revista de sociedad "Wiener Salonblatt".

Doña María Cristina nunca contrajo matrimonio y fue con excepción de doña Alicia que se mudó a España, la última de los hermanos y hermanas en fallecer, célibe y sin descendencia, en la residencia familiar situada en la calle Metternichgasse nº7 [] de Viena. Fue enterrada en la Capilla Real de Glashütte [].

ÑÐ

HERÁLDICA:

Su Majestad doña María Francisca de Borbón Parma tuvo a su disposición la corona real y el campo del escudo de armas simple48.5 de su progenitor, transmitidos por su abuelo paterno, cuyas características se detallan a continuación:

Timbre y campo del escudo de armas de María Francisca de Borbón-Parma / blason de Marie de Bourbon Parme / Borboi Parmako Mirenen armarria / Stemma di Maria di Borbone-Parma / Coat of Arms of Mary of Bourbon Parma / Wappen Maria von Bourbon-Parma
52.244

  Blasón:52.15

Escudo oval, en campo de azur36.10, tres flores de lis de oro puestas dos y una, y bordura cosida de gules cargada de ocho veneras de plata. Surmontada al timbre corona real cerrada del ducado soberano de Parma.

Contorno exterior del escudo de armas:

Boca oval semejante a los utilizados por sus predecesores su abuelo el rey Roberto I y su padre el rey Elías I.

Campo del escudo:

  Borbón Parma  
   

El escudo representa las armas familiares simples de la Casa de Borbón Parma52.14.

EVOLUCIÓN Y TESTIMONIOS HERÁLDICOS

Contenido reservado para miembros

Contraseña:

ÑÐ

 

 

Reseñas, notas y bibliografía
52.133
Legitimismo dinástico en los reinos de Navarra
Carlos Sánchez-Marco

Fundación Lebrel Blanco
2005, lebrelblanco.com

La Principauté d'Andorra
Conte F. di Broilo

Rivista del Collegio Araldico (Rivista Araldica)
Roma, 1918

46.57
53.48

Chambord : chronique autour d'une propriété privée
Jérôme Pauliet

Librinova
23/12/2019, librinova.com

La familia rival
Juan Balansó

Editorial Planeta
Barcelona, 1994

52.1

Notas
1 Firma de fondo: Bibl. 46.26.

2 Contrariamente a lo sostenido por algunos autores, el rango de "príncipe de Viana" es una distinción añadida de los herederos a la Corona y su previa designación no era un requisito obligatorio contemplado en el documento fundacional para acceder legítimamente a la titularidad del Reino de Navarra.
Tal es el caso que antes de acceder al trono de Navarra ni la propia hija primogénita de S.M. don Carlos "el Noble", S.M. la reina doña Blanca "de Navarra", ni S.M. la reina doña Catalina "de Foix" ostentaron nunca el rango de princesas de Viana. De la misma forma, la no designación de herederos con el rango de "príncipes de Viana" no fueron nunca óbice ni impedimento para la transmisión de los herederos a sus sucesores de los legítimos derechos dinásticos que les pudieran corresponder, ni suponen la pérdida o renuncia de los citados derechos de sucesión.

3 Más allá de la inscripción [Mémoires de la Société des antiquaires de Normandie. Année 1836. - Tome X.- Sur le Caveau des ducs d'Alençon ; par M. LIBERT, député, membre titulaire de la société.]41.5 que contenía el hoy desaparecido sepulcro del joven príncipe don Juan de Albret dentro del castillo normando de los duques de Alençon, por el momento se desconoce si el príncipe fue distinguido y tratado durante su corta vida con el título en señalamiento de "príncipe de Viana". De probarse la existencia de tal designación, al susodicho príncipe neonato Juan de Albret le correspondería figurar en los anales de la historia como último "príncipe de Viana" legítimo.

4 En 1769 don Jean-Baptiste-Pierre Bacon publicó un panegírico bajo el título "Panégyrique de Henri le Grand, ou, Éloge historique de Henri IV, roi de France et de Navarre" alabando la figura del que fuera rey de Navarra casi 200 años antes, S.M. don Enrique de Borbón (1553-†1610). En la primera parte de la narración el autor rememora como la reina de Navarra S.M. doña Juana III de "Albret" alumbró en el castillo de Pau al príncipe que con el tiempo se convertirá en su sucesor. Si bien no existe constancia documental de que la reina designara nunca a su heredero con el título vianés ni de la utilización en primera persona por parte del príncipe Enrique de la citada titulación, el autor don Jean-Baptiste-Pierre emplea sin criterio historiográfico la crónica de los reyes de Navarra para asignar las siguientes titulaciones al príncipe navarro: «Henri de Bourbon, Prince de Vianne, Comte de Foix, D'Armagnac et de Bigorre, Duc de Vendôme, de Beaumont et D'Albret, Prince de Bearn, Prince & ensuite Roi de Navarre». La mención cronológica de los mismos no se circunscribe a un momento concreto de la vida de don Enrique de Borbón sino que se trata de una recopilación de títulos navarros en una amplia orquilla temporal, atribuyendo el autor el título de "príncipe de Viana" al monarca bearnés más por deducción que por certeza []38.10, 52.251.
 

Bibliografía   (Pulsar una única vez para desplegar datos bibliográficos. La carga desde la base de datos podría tardar unos segundos)

Relación de entradas referenciadas:

32.10 “Exigit contumacium obstinata protervia” - febrero 1513
35.6
Thomas Porralis -
“El ivramento qve el Serenissimo don Phelippe, quinto deste nombre, Principe natural heredero deste reyno de Nauarra, nuestro señor: Y el Excellentissimo señor don Francisco Hurtado de Mendoça, Marques de Almaçan, del consejo de Estado de su Majestad, su Visorey, y Capitan general deste dicho Reyno, y sus fronteras, y comarcas, hizo en su nombre al dicho Reyno, y tres Estados del. Y el que los dichos tres Estados prestaron a su Alteza, y en su nombre al dicho señor Visorey. En las Cortes que se celebraron en esta Ciudad de Pamplona, este presente año de mil y quinientos, y ochenta y seys” Impresso por Thomas Porralis, Pamplona - 1586
35.5
Diego de Chaves -
“Advertencias que el Emperador Carlos Quinto dejò escritas de su mano para Phelipe II su hijo, fundadas en materia y razon de estado” - h.1592
35.7
Miguel de Azpilcueta -
“Ivramento que el serenissimo Don Phelippe V. deste nombre, Principe natural heredero deste Reyno de Nauarra, nuestro señor, hizo al dicho Reyno y tres Estados del. Y el que los dichos tres Estados hizieron a su Alteza, en esta Ciudad de Pamplona en el año de 1592” Impreso por Pedro Porralis de Anuers, Pamplona - 1593
36.10 Silvestro Petra Sancta - “Tesserae gentilitiae, a Silvestro Petra Sancta Romano Societatis Iesu ex legibus Fecialium descriptae”, Roma - 1638
36.11
Iuan de Oteyza -
“El ivramento qve el serenissimo principe don Balthassar Carlos principe natural heredero deste Reyno de Nauarra nuestro Señor : Y el Excelentissimo señor Don Luys Brauo de Acuña, del Consejo de Guerra de su Magestad, Gentilhombre de la Camara del Serenissimo Cardenal Infante, Virrey, y Capitan General deste Reyno de Nauarra, sus fronteras y comarcas, y Capitan General de la prouincia de Guipuzcoa, hizo en su nombre al dicho Reyno, y tres Estados. Y el que los dichos tres Estados prestaro a su Alteza, y en su nombre al dicho señor Virrey. En las Cortes que se celebraron en esta ciudad de Pamplona este presente año de 1632” Impresso por Iuan de Oteyza, Pamplona - 1632
37.11
Martin de Labáyen y Diego de Zabala - “Ratificacion, o ivramento qve hizo el serenissimo Principe Don Baltasar Carlos principe heredero deste Reyno de Nauarra nuestro señor, por su persona, en presencia del Rey Don Felipe Sexto su Padre nuestro señor, en la Iglesia Catedral de esta Ciudad de Pamplona: Y el que en sus Reales presencias prestaron a su Alteza los tres Estados deste Reyno estando junto en sus Cortes generales, el año 1646” Pamplona - 1647
37.6 Claude Vanel - “Abregé nouveau de l'histoire generale d'Espagne” Chez Charles Osmont, París - 1689
38.11 Joseph Joachin Martinez - “Novissima recopilacion de las leyes de el Reino de Navarra, hechas en sus Cortes Generales desde el año 1512. hasta el de 1716. inclusivè. Que con especial orden de los Tres Estados ha coordinado el Licenciado Don Joachin de Elizondo, Sindico, y Diputado que fuè del mismo Reino, Oìdor Togado de la Camara de Comptos, y ahora Oìdor del Real Consejo, infiriendo en la Recopilacion de los Sindicos, y à los Titulos à que pertenecen todas las promulgadas en el referido tiempo” Tomo Primero, En la Oficina de Joseph Joachin Martinez, Pamplona - 1735
38.10
Jean-Baptiste-Pierre Bacon - “Panégyrique de Henri le Grand, ou Éloge historique de Henri IV, roi de France et de Navarre; Contenant les actions de Sa Vie, & les principaux événemens de Son Règne ; avec des Notes & des Observations critiques” Chez D'Houry et Prault, A través de Google Books [Bibl. 52.251], París y Londres - 1769
41.13
Cortes generales y extraordinarias de la Nacion Española - “Constitucion Politica de la Monarquia Española” Cádiz - 18/03/1812
41.12
Gaceta de Madrid - Núm.2498 19/08/1841
41.10 Baldomero Espartero - “Ley modificando los fueros de Navarra” Convenio de Vergara y confirmacion y modificacion de los fueros de Navarra decretadas por las Córtes, Imprenta de Francisco Erasun, Pamplona - 1841
44.7 El Cuartel Real - “Correspondencias” Núm. 294 - 03/11/1875
44.11
Adolphe Labitte - “Le mariage de Jeanne d'Albret” Imprimerie Gouverneur, G. Daupeley a Nogent-Le-Rotrou, A través de Internet Archive [Bibl. 52.248] París - 1877
45.25
Prosper Marie Boissonde - “Histoire de la réunion de la Navarre a la Castille. Essai sur les relations des princes de Foix-Albret avec la France et l'Espagne (1479-1521)” Alphonse Picard et fils éditeurs, París - 1893
45.26
Luis Vilar y Vilar - “Real Despacho de la Nobleza y Armas del Muy Ylustre Señor Don Luis Juan Sanche Arsias de Galard de Bearn”, Madrid - 14/05/1894
45.20
Arturo Campión - “La excomunión de los últimos Reyes legítimos de Navarra” Recogido en el Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra, nº48, tomo XII, 1921 - 23/04/1895
46.3
Wiener Zeitung - 01/10/1912
46.4
Österreichs illustrierte Zeitung - 06/10/1912
46.58 Melville Henry Massue - “The titled nobility of Europe : an international peerage or "Who's who" of the sovereigns, princes and nobles of Europe” Harrison & Sons, Londres - 1914
46.57
Conte F. di Broilo - “La Principauté d'Andorra” Rivista del Collegio Araldico (Rivista Araldica), Anno XVI, Roma - 1918
46.53
Arturo Campión - “La excomunión de los últimos Reyes legítimos de Navarra” Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra, nº48, tomo XII, 1921 Pamplona - 4ºtrimestre 1921
46.60 Amédée Trudon des Ormes - “Annuaire de la noblesse de France et des maisons souveraines de l'Europe” soixante et onzième volume, Chez Édouard Champion, Paris - 1921
Wiener Salonblatt - 15/02/1931
46.18 09/02/193646.20, 03/05/193646.22
46.24
Wiener Sonn- und Montags-Zeitung - 02/03/1936
46.26 Menükarte im Hotel Imperial in Wien - 16/04/1936
Boletín Oficial del Estado -
“Núm. 160 Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado” 09/06/194747.4 , “Real Decreto 54/1977” 21/01/197750.19 , “Constitución Española” 29/12/197850.20
Noticiarios y Documentales - nº333 - 23/05/1949
47.7
ABC 02/11/194947.15, 19/01/199351.31
48.5 Hervé Pinoteau - “Héraldique capétienne, Tome II” Les Cahiers Nobles, París - mayo 1955
49.7
Amada López de Meneses - “El último infante de Navarra, Carlos de Albret” Príncipe de Viana, nº 84-85, páginas 177-211 - 1961
49.50
Julio Gorricho - “Epistolario de Pío IX con Isabel II de España” Archivum Historiae Pontificiae, Vol.4, Pontificia Universitas Gregoriana - 1966
49.48
T.H. Brickell & Sons - “The Royalty, peerage and aristocracy of the world (Annuaire de la noblesse de France)” 90th Volume, Londres - 1967
49.19
Ana de Sagrera - “La duquesa de Madrid (última reina de los carlistas)” - 1969
49.47 Francisco Javier Zorrilla - “Genealogía de la Casa de Borbón de España” Editora Nacional, Madrid - 1971
50.9
Boletín Oficial del Parlamento Foral de Navarra - Núm. 10 “Texto sobre reintegración y amejoramiento del Régimen Foral de Navarra” - 16/03/1982
51.36 José Luis Orella Unzué, Peru Juan Saiz Elizondo, José Angel Achón Insausti - “Guipúzcoa y el Reino de Navarra en los siglos XIII-XV” Departamento de Historia, Geografía y Arte, Universidad de Deusto - 1987
51.38
Boletín Oficial de Navarra - “Decreto Foral 56/1990, de 15 de marzo, por el que se instituye el premio "Príncipe de Viana" de la cultura” - 28/03/1990
52.74
Eloísa Ramírez Vaquero - “Historia de Navarra (II) Baja Edad Media” Gobierno de Navarra - 1994
52.4
Javier González de la Vega - “Yo, María de Borbón” - 1995
52.12 Sébastien Ray - “La Succession Théorique des Rois de Navarre” - 2002
52.14 P.Conforti, M.B.Crispo, A.Grassi - “El Patrimonio heráldico de la Casa de Borbón-Parma” - 2004
52.141
Archivo y Biblioteca de la Senescalía de la Casa Real Navarra - desde 2005
52.15
Senescalía de la Casa Real Navarra - “Emblemas heráldicos de la Casa Real Navarra” - 2005
52.247
La Gazette Drouot - “Henri IV et Henri de Bourbon” Autographes & Manuscrits, Lot n° 12, gazette-drouot.com  - 17/05/2006
52.106
Alfredo Floristán Imízcoz - “Adaptaciones divergentes: Las Cortes de Navarra y los "États de Navarre" (siglos XV-XVIII)” - 2007
52.255
BiNaDi - “El Iuramento que ... Balthassar Carlos principe natural heredero deste Reyno de Nauarra ... y ... Luys Brauo de Acuña ... Virrey y Capitan General deste Reyno de Nauarra ... hizo en su nombre al dicho Reyno y tres Estados y el que los dichos tres Estados prestaron a su Alteza, y en su nombre al dicho señor Virrey en las Cortes que se celebraron en esta ciudad de Pamplona este presente año de 1632” Biblioteca Navarra Digital, binadi.navarra.es - 2007
52.256 BiNaDi - “Ratificacion o iuramento que hizo el ... principe Don Baltasar Carlos ... heredero deste Reyno de Nauarra ... en presencia del Rey Don Felipe Sexto su padre ... en la Iglesia Catedral de esta ciudad de Pamplona, y el que en sus reales presencias prestaron a su Alteza los tres Estados deste Reyno ... junto en sus Cortes generales, el año 1646” Biblioteca Navarra Digital, binadi.navarra.es - 2007
52.257
BiNaDi - “El iuramento que el Serenissimo don Phelippe ... y ... don Francisco Hurtado de Mendoça, Marques de Almaçan ... su Visorey ... hizo en su nombre al ... Reyno y tres Estados ... en las Cortes que se celebraron en ... Pamplona, este presente año de mil y quinientos, y ochenta y seys” Biblioteca Navarra Digital, binadi.navarra.es - 2007
52.258
BiNaDi - “Iuramento que ... Don Phelippe V deste nombre, Principe ... heredero deste Reyno de Nauarra ... hizo al ... Reyno y tres Estados del. Y el de los dichos tres Estados hizieron a su Alteza, en esta Ciudad de Pamplona en el año de 1592” Biblioteca Navarra Digital, binadi.navarra.es - 2007
52.268
Archives Départementales des Pyrénées-Atlantiques - “E 445” ADPA, Département des Pyrénées-Atlantiques, Pau - 27/08/2008
52.252
Biblioteca Digital Hispánica - “Advertencias que el Emperador Carlos V dejó escritas para su hijo Felipe II, en materia y razón de Estado” - Mss/6665 www.bne.es - 2008
52.248
Internet Archive - “Le mariage de Jeanne d'Albret” University of Ottawa, archive.org
- 26/08/2009
52.249
Álvaro Adot Lerga - “Infancia y adolescencia de Enrique II de Navarra. Educación y papel político del príncipe de Viana” Revista Zangotzarra, Año 13, Nº. 13, Grupo Cultural Enrique II de Albret, zangotzarra.es Sangüesa - 2009
52.244
Olivier Coutau-Bégarie - “Souvenirs historiques provenant de familles royales. Noblesse française et étrangère - Militaria” Lot n° 29, coutaubegarie.com
- 14/12/2010
52.30
Christine Maisel-Schulz - “Kinderlandverschickungen österreichischer Kinder nach Spanien in den Mangeljahren nach dem Zweiten Weltkrieg” - 2010
52.251 Google Books - “Panégyrique de Henri le Grand, ou, Éloge historique de Henri IV, roi de France et de Navarre; contenant les actions de sa vie, & les principaux événemens de son règne : avec des notes & des observations critiques” Biblioteca Pública de Lyon (Bibliothèque jésuite des Fontaines), Google Inc., books.google.com - 26/01/2011
52.32
Obm. Alois Prenner - “Kameradschaftsbund - Friedberg. Gründungsjahr 1911” - 2011
52.254 Viana Digital Archive - “Enrique Gastón de Bearne, príncipe de Viana (1840 - 1893)” viana-digital-archive.blogspot.com - diciembre 2012
52.35
Luis Manuel de Villena Cabeza - “Genealogía Manuel de Villena” Geneanet.org - 2013
52.271
Roldán Jimeno Aranguren - “Princesa de Viana, título discutible” Noticias de Navarra, noticiasdenavarra.com
- 08/06/2014
Noticias de Navarra - 08/06/2014
52.272
52.232
Isabelle Brancourt - “1712-1713 : La Paix enfin!” Hypotheses, parlementdeparis.hypotheses.org
- 17/09/2014
52.270
JSTOR, Journal STORage - “Archivum Historiae Pontificiae Vol. 4 (1966)”, Julio Gorricho "Epistolario de Pío IX con Isabel II de España", GBPress - Gregorian Biblical Press, JSTOR
- 18/10/2014
52.38 Roldán Jimeno Aranguren - “La dignidad de príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la corona de España” - 2014
52.262
Gipuzkoako Artxibo Orokorra - Archivo General de Gipuzkoa - “Legajo que comprende diferentes Reales cédulas y otros papeles referentes a la saca de trigo de Navarra para Guipúzcoa” AGG-GAO JDIM1/10/1, Tolosa - 15/09/2015
52.42
Senescalía de la Casa Real Navarra - “Dossier con las normas de sucesión del Reino de Navarra y árbol genealógico comentado con motivo del 98º aniversario del nacimiento de la reina titular” - 13/11/2015
52.266
La España de Franco - “1969 - Jornadas históricas” youtube.com
- 29/11/2015
52.143
Ayuntamiento de Burgos - “Catálogo en Línea del Archivo Municipal de Burgos” Fondo municipal, Signatura HI - 461, aytoburgos.es/archivo - 2015
52.238
Österreichischen Nationalbibliothek - “Fotografie Alice Bourbon-Parma” Signatur: 500748 C, ÖNB Bildarchiv und Grafiksammlung, onb.ac.at - 2015

52.253
Google Books - “Ratificacion, o juramento que hizo el Serenissimo Principe Don Baltasar Carlos ... por su persona en presencia del Rey ... en la Iglesia Catedral de esta ciudad de Pamplona: y el que ... prestaron a su Alteza los tres Estados deste Reyno ... el año 1646” Biblioteca Británica, Google Inc., books.google.com - 22/02/2016
53.39
Gallica - “Catherine de Bourbon, princesse de Navarre, née à Paris le 7 février 1558, sœur de Henry IV” Bibliothèque nationale de France, département Estampes et photographie, reserve boite FOL-NA-22 (2)
- 10/04/2017
52.259
Gallica - “Histoire de la réunion de la Navarre à la Castille : essai sur les relations des princes de Foix-Albret avec la France et l'Espagne (1479-1521)” Bibliothèque nationale de France, département Littérature et art, Ob-162
- 15/10/2007
53.4 Rafael Castellano, conde de Priego - “Cazadores españoles del siglo XX” - noviembre 2017
53.57
Academica-e - “Convenio de Vergara y confirmación y modificación de los fueros de Navarra decretadas por las Cortes” Repositorio institucional de la Universidad Pública de Navarra, unavarra.es/academica-e - 07/03/2018
53.56
La Gazette Drouot - “Catherine de Bourbon, Princesse de Navarre (1558-1604)” Manuscrits, autographes, 2e partie, Lot n° 379, gazette-drouot.com  - 21/06/2019
53.59
Viana Digital Archive - “Isabel II, y el título de Príncipe de Viana para Enrique Gastón de Bearn” viana-digital-archive.blogspot.com
- noviembre 2020
53.54 D Prod - “[4K] Drone Mavic Air 2 - Fribourg et la cathédrale Saint-Nicolas” youtube.com
- 20/12/2020
53.58
Les Amis du Livre Pyrénéen - “Manuscrit original des lettres de noblesse et des armes octroyées par le roi Alphonse XIII à Sanche de Galard, Prince de Béarn et de Viana (1894)” Collection Privée, amis-du-livre-pyreneen.fr - 2020
53.61 Koldo Mitxelena Kulturunea - “Novissima recopilación de las leyes de el Reino de Navarra : hechas en sus Cortes Generales desde el año 1512 hasta el de 1716 inclusive : que con especial orden de los tres estados ha coordinado el Licenciado Don Joachin de Elizondo” 60136G, Gipuzkoako Foru Aldundia, kmliburutegia.eus - 03/08/2021

Relación de entradas pendientes de referenciar:

Almanach de Gotha. Annuaire généalogique, diplomatique et Statistique - 1908 (145e année), 1909 (146e année), 1910 (147e année)

Wiener Zeitung - 01/10/1912

Österreichs illustrierte Zeitung - 06/10/1912

Mundo gráfico - Año IV. Núm 128, 08/04/1914 / Año XX. Núm 961, 02/04/1930

Das interessante Blatt - 25/05/1922

Wiener Salonblatt - 15/02/1931, 09/02/1936, 19/04/1936, 03/05/1936

Wiener Sonn- und Montags-Zeitung - 02/03/1936

Le Figaro - 31/03/1933

Neues Wiener Tagblatt - 31/05/1939

Baron Hervé Pinoteau - “Panorama de l'héraldique capétienne contemporaine” - 1955

Domingos de Araujo Affonso, Hubert Cuny, Simon Konarski, Alberto de Mestas et Baron Hervé Pinoteau - “Le sang de Lous XIV” - 1961

Juan Balansó - reportaje “En la muerte del Jefe de la Casa de Parma” ABC - 27/11/1974

Baron Hervé Pinoteau - “Nouveau panorama de l'Héraldique capétienne contemporaine et quelques lignes sur des questions connexes” - 1976

Juan Balansó - “La Familia Real y la familia irreal” - 1992

Cercle d'Études des dynasties royales européennes - “Le Royaume d'Espagne, Le Duché de Parme” - 1997

Dynastie Capétienne : site sur la généalogie de la Dynastie Capétienne - dynastie.capetienne.free.fr - 2008

ÑÐ